Un Crucero

Representa la fórmula de vacaciones más completa, combina visitas y excursiones en diferentes ciudades o lugares de interés, sin necesidad de hacer y deshacer equipajes, con la comodidad que esto representa, disfrutando de la vida a bordo en una nave de cruceros, con el placer de navegar en alta mar, tener la oportunidad de degustar una excelente gastronomía, participar de toda la diversión programada a bordo, utilizar todas las instalaciones y servicios del barco, o simplemente, si se prefiere, descansar y relajarse durante el crucero. Las opciones son múltiples y variadas desde barcos pequeños a verdaderas ciudades flotantes, cruceros para todos los bolsillos, en variadas áreas geográficas, por distintos océanos, mares y ríos de los cinco continentes. En estos últimos años su expansión ha provocado la apertura a otros estratos sociales, dejando ya de ser un producto turístico elitista como antaño.