Ya tengo mi reserva, ¿y ahora qué?

Equipaje: En líneas generales, y dentro de unos límites razonables, al embarcar en un crucero no existe exceso de equipajes. Sin embargo, en caso de necesitar transporte en avión para llegar al puerto de destino, debemos considerar el límite que marque la compañía aérea.

Animales: No se admiten a bordo de ningún crucero la presencia de animales en los buques de cruceros, salvo las excepciones que se considera a la travesía como línea regular de cruceros y es de las navegaciones consideradas punto a punto, en este caso se debe de seguir todas las instrucciones y normativas al respecto.

Facturación y embarque: Una vez llegado el día de partida debemos facturar nuestro equipaje. Por ello, es importante saber que se debe estar en el muelle de embarque correspondiente al menos dos horas antes de zarpar. Hay que informarse si en el viaje que hemos reservado, los traslados al puerto están incluídos o no, y en caso contrario si deseamos contratarlo con la agencia de viajes o realizarlo por nuestra cuenta. En el puerto se realizan todas los requisitos necesarios de embarque: entrega de la documentación del crucero, control y checking de la misma, y controles de seguridad; en los últimos tiempos los controles de seguridad se han aumentado, es posible que nos lleve un timepo y las consiguientes molestias, pero que consideramos fundamentales por seguridad del pasaje.