El crucero adecuado

¿Qué debo saber del barco?

Tipos de embarcaciones

1. Ferrys (buques mixto):

Naves de línea regular comúnmente denominados ferrys, que aprovechan los espacios para poder trasladar el mayor numero de mercancías, vehículos y personas de un punto a otro, en el mínimo tiempo posible, con espacios reducidos para ocio y esparcimiento. En estos buques lo que generalmente se compra es el billete que sirve para realizar un determinado trayecto más o menos cómodo – butaca, camarote múltiple o privado – teniendo que abonar el resto de servicios aparte y dentro del barco: comidas, bebidas, etc.

La posibilidad de trasladar con el pasajero vehículos y mercancías es el aliciente de estos buques, aunque también otras compañías aumentan su competitividad mejorando su oferta, así ofrecer la posibilidad de ocupar el ocio dentro del barco con diversos servicios de entretenimiento: espectáculos, animación, casino, piscinas, etc., a semejanza de los buques de cruceros, alicientes para conseguir un mayor número de clientes. A estos buques también se les denomina ferrys-cruceros.

Existen compañías de ferrys en muchos países con litoral marítimo, las más importantes se encuentran en los países más desarrollados. Estas compañías son fundamentales en las comunicaciones entre diferentes áreas del mismo país o entre países diferentes, muchas de ellas son de propiedad del estado, otras mixtas con intervención publica y privada y otras sólo pertenecen a la iniciativa privada. Destacamos algunas de ellas: Adriática de Navegazione, Alaska Marine Highway System, Auto Batam feries, Balearia, Britanny feries, Buquebus, Color Line, Dartline, Fred Olsen ferrys, Hurtigruten, Irish ferries, Jadrolinja, P&O ferries, Scandinavian Seaways, Seafrance, Silja Lijne, Trasmediterránea, ...

Compañías de ferrys-cruceros: Grandi Navi Veloci (GNV), P&O ferrys, Britanny ferrys, Trasmediterránea, ...

2.  Buques de pasaje de alta velocidad:

Barcos especialmente construidos para el transporte de pasajeros. Su alta velocidad les ha permitido introducirse en el mercado. Nacieron por la competencia entre los ferrys y principalmente de la derivada del sector aéreo. Llevan correspondencia y por lo general disponen de espacio limitado para la carga.

  • Hovercraft : es una embarcación que no entra en contacto con el agua sino que se apoya en un colchón de aire y se impulsa con hélices que se mueven en el aire. Pueden transportar vehículos. Velocidad: 50 nudos. Pasajeros aproximados: 400.
  • Jet-foil : es una embarcación cuyo sistema de propulsión es similar a las que tienen los aviones jets (avión a reacción), posee unos soportes dirigidos con alas y alerones controlados automáticamente, en funcionamiento emergen fuera del agua. Velocidad: 43 nudos. Pasajeros aproximados: 250
  • Hidrofoil : es una embarcación similar al jet-foil, con la diferencia que su sistema de propulsión es hidráulico, movido por la fuerza motriz del agua. En movimiento emerge fuera del agua. Velocidad: 37 nudos. Pasajeros aproximados: 200.
  • Fast Ferry : son embarcaciones rápidas de pasajeros que también pueden transportar vehículos. Velocidad: 37 nudos. Pasajeros: 500 – 600.
  • El éxito de las compañías poseedoras de estos barcos radica en la alta velocidad, que permite situarse en el lugar de destino en un corto período de tiempo, la comodidad de la travesía y las atenciones por parte del personal de la compañía son, en muchos casos, motivos suficientes para decidirse en comparación con el avión.

    3.  Buques de cruceros marítimos:

    Son naves concebidas para el uso y disfrute del pasajero, donde la velocidad no es importante como en las otras embarcaciones de pasaje, sino que su importancia radica en las instalaciones, confort, servicios y prestaciones del barco. Cada vez se construyen barcos más grandes donde son tenidos muy en cuenta todos estos aspectos. Se trata de que el crucerista este lo más cómodo y feliz posible durante el crucero.

    La primera distinción vendrá reflejada por su tamaño o magnitud, es evidente que la industria náutica se ha desarrollado enormemente en estos últimos años, y lo que hasta hace poco tiempo hubiera parecido insospechado, hoy día es una realidad con la aparición de los megabarcos o verdaderas ciudades flotantes. El TRB es el tonelaje bruto registrado, se obtiene con la medición del volumen de las áreas públicas, sólo el espacio destinado a pasajeros, no se incluyen los espacios utilizados por la tripulación, por ejemplo la sala de maquinas; por lo que deducimos que su peso real es mucho mayor al obtenido por el TRB.

  • Pequeños: hasta 15.000 TRB, con capacidad de menos de 500 pasajeros.
  • Medianos: de 15.000 a 50.000 TRB, entre 500 – 1.000 pasajeros
  • Grandes: de 50.000 a 100.000 TRB, entre 1.000 – 2.500 pasajeros
  • Megabarcos: más de 100.000 TRB, más de 2.500 pasajeros.
  • Por lo que, las diferencias objetivas que se pueden apreciar estarán determinadas por el año de construcción (más antiguo o más reciente) y por el tamaño:

    Barcos clásicos, son de construcción más antigua, hasta 1980:

  • Realizados con materiales de origen natural: madera, metales...
  • En los camarotes ojos de buey y/o ventanas pequeñas, y en casos con vistas limitadas.
  • A excepción de las suites, y tampoco siempre, sin balcones privados.
  • Piscinas pequeñas.
  • Instalaciones y servicios limitados.
  • Velocidades de hasta 30 nudos.
  • Casco con calado hondo, en algunos puertos es necesario fondear para desembarcar.
  • Diferentes cubiertas que invitan al paseo, aunque en ocasiones con dificultades, por las zonas restringidas o cortadas, por su configuración.
  • Camarotes de diferentes tamaños y distribuciones, por lo general relativamente grandes.
  • Barcos construidos en las décadas de los 80 y 90 (Buques de última generación):

  • Aumenta la construcción de barcos grandes
  • Combinan materiales de origen natural con sintéticos, en muchos casos con predominio de estos últimos.
  • En los camarotes ojos de buey grandes o ventanales.
  • El porcentaje de camarotes con balcones privados aumenta.
  • Piscinas relativamente más grandes y generalmente dos o más.
  • Gran importancia de las zonas comunes con amplias instalaciones y servicios, los barcos aumentan en tamaño, considerando sobretodo un crecimiento en sus zonas de esparcimiento, el crucerista a bordo debe de contar con diferentes opciones para elegir, y su ocio debe de estar cubierto a satisfacción.
  • Velocidades entre 20 y 28 nudos.
  • Casco del barco plano y más hondo en los megabarcos.
  • Aunque las cubiertas de paseo son menos frecuentes, las existentes son zonas de paseo despejadas.
  • Camarotes más pequeños y estándar.
  • Megabarcos construidos a partir de la mitad de la década de los 90 (Megabarcos de última generación):

  • La tendencia son las construcciones superando las 90.000 TRB, aunque también algunas construcciones de grandes barcos entre 60.000 TRB y 90.000 TRB
  • Camarotes estándar y de lujo: diferentes tamaños y formas, alto porcentaje de camarotes de lujo con balcón privado y aumenta el número de las mini-suites y suites.
  • Se considera y valora notablemente la entrada de luz natural en el barco, que se aprecia en las diferentes instalaciones y salones.
  • Casco más hondo, necesitando en algunos casos fondear.
  • Otras características similares a los barcos algo más pequeños también pertenecientes a la última generación.
  • Barcos pequeños:

    Las diferencias son notables en comparación con los barcos descritos anteriormente:

  • Sus instalaciones y servicios van en proporción a las dimensiones del barco, que son más limitadas que los grandes barcos de cruceros, generalmente su tamaño se encuentra entre las 5.000 y 20.000 TRB.
  • Son barcos más exclusivos y elitistas, con una atmósfera más íntima.
  • Sus precios suelen ser superiores a los de grandes barcos.
  • Sus canales de comercialización se encuadran en otros nichos de mercado.
  • Fácil accesibilidad, por su tamaño y calado, lo que le permiten descubrir rincones altamente atractivos prohibidos para barcos de mayor tamaño.
  • Las labores de embarque y desembarque son más rápidas y fáciles.
  • Generalmente todos sus camarotes son de lujo o camarotes suites, de un tamaño superior a los de barcos de mayor tonelaje.
  • Su atmósfera permite crear situaciones muy propicias para una mejor comunicación entre pasajeros.
  • Permite más fácilmente los fletamentos o alquiler del barco, generalmente para viajes de grupos de incentivo de grandes compañías.
  • Aunque cuentan con estabilizadores, su estabilidad es algo menor comparada con los barcos grandes.

    También debemos destacar los grandes veleros, ya que son varias las compañías que ofrecen cruceros de lujo en este tipo de barcos: Windstar, Star Cruises, etc. Este tipo de embarcaciones son impulsadas por la fuerza de los vientos y tienen menor capacidad que las naves de crucero.

    ¿Qué aspectos diferencian unos barcos de otros?

    El tonelaje y dimensiones, como ya hemos visto anteriormente.

  • Año de construcción: si acaba de ser construido o ha sido remodelado y cuándo se efectuó la última remodelación, para ser conscientes de lo que podemos esperar al embarcar en cuanto a instalaciones y conservación de las mismas.
  • La categoría de las compañías navieras , atendiendo al tipo de embarcaciones de las que dispone, y el nivel de servicios y comidas.
  • El camarote: en general, si el barco se ha construido a partir de los años 90, por lo general, los camarotes son estándar, es decir, iguales en dimensiones, espacio y decoración (salvo excepciones como pueden ser los camarotes de lujo, individuales, para discapacitados...), los camarotes diseñados con anterioridad a los años 90, pueden tener diferencias entre ellos, aún siendo de la misma categoría, en relación al tamaño, distribución del mismo, etc. Actualmente en el diseño de los barcos se ha buscado la confortabilidad por lo que los camarotes son con un diseño práctico, aprovechando todos los rincones y muchos de ellos cuentan ya con balcones privados que le da otra dimensión al crucero diferente. Las diferencias de precio vienen marcadas por la situación de los camarotes dentro del barco:
  • Camarotes interiores: aquellos que no tienen ventana u ojo de buey, situados en el centro de la nave.
  • Camarotes exteriores: Cada vez más, en los nuevos barcos, tiende a desaparecer el concepto de ojo de buey por el de ventanal o incluso balcón o terraza privada, en los camarotes ya en muchos casos considerados de lujo.
  • El equipamiento de los camarotes: las naves más recientes disponen de un equipamiento muy completo: hilo musical, teléfono, TV, caja fuerte, secador...
  • Situación de los camarotes en la cubierta: es importante tener en cuenta la ubicación exacta del camarote dentro del barco, si está más arriba o más abajo, más centrado o en los extremos. Conviene elegir un camarote centrado (menos distancias, movimientos...) y alejado de las zonas de ruidos (sala de máquinas, ascensores, salas de fiesta o discotecas...).
  • Tipo de cliente y ambiente dentro del barco: es importante que nos encontremos lo más cómodos posibles durante la travesía, y para ello es importante que sepamos de antemano si el idioma/s, las costumbres y comidas se ajustan a nuestra cultura o no.
  • El idioma merece una consideración especial, ya que es fundamental que sepamos si en el barco se nos va a atender en nuestro idioma o idiomas que conozcamos y en qué servicios.
  • El nivel de espectáculos: debemos saber qué tipo de animación y espectáculos se llevarán a cabo a bordo, así como cuándo tendrán lugar.
  • Si existe algún tipo de ventaja adicional. Éstas pueden suponer descuentos o algún tipo de atención especial a bordo (cocktails, fiestas...).